CAUSAS INFERTILIDAD FEMENINA

Uno de los problemas principales en la infertilidad femenina es la edad biológica. La edad materna es cada vez más elevada, ya que las mujeres se sienten bien tanto físicamente como psicológicamente, están en un momento idóneo, sin embargo la capacidad biológica no lleva el mismo ritmo.

La tasa de embarazo se ve comprometida conforme la edad materna asciende. La edad fértil se sitúa entorno a los 20-24 años, a partir de este momento comienza a decaer, hasta hacerlo de forma drástica a partir de los 35 años.

Infertilidad Femenina

Una mujer de 30 años sana y fértil tiene alrededor de un 20% de posibilidades para concebir en cada ciclo biológico. Al ir cumpliendo años el porcentaje disminuye hasta ser del 5% con 40 años. Gracias a las técnicas de reproducción, los porcentajes de éxito han ayudado notablemente a las parejas con problemas de infertilidad.

Para que una gestación pueda desarrollarse con éxito, el tracto reproductor femenino  debe de ser competente a nivel estructural y funcional. Lo que compete a  los ovarios que juegan un papel esencial. Cualquier alteración puede desencadenar una respuesta negativa. Niveles hormonales, baja respuesta, presencia de quistes ováricos…

Fallos ováricos como insuficiencia ovárica primaria (IOP) y síndrome de ovario poliquístico (SOP) presentan una etiología multifactorial, que puede ser producida por la interacción de factores genéticos y ambientales.

El decremento en la fertilidad puede atribuirse a factores tubáricos ocasionados por defectos en el transporte del óvulo. Podemos encontrar infecciones, cirugías pélvicas y la endometriosis. La endometriosis puede definirse como una disfunción uterina que se manifiesta como dolor, infertilidad y sangrado uterino irregular. Puede reconocerse por  la presencia de tejido de tipo endometrial fuera de la cavidad uterina. Diferentes estudios han señalado que entre el  30 y el 50 % de mujeres con endometriosis presenta infertilidad de difícil tratamiento.

Pueden existir anomalías en el tracto reproductivo superior, de manera especial en las trompas uterinas, básicamente  alteraciones estructurales.

Existe, aunque en menor porcentaje, causas inexplicables que conllevan a problemas de fertilidad. En ocasiones, pacientes con un diagnóstico ovárico y tubárico normal, de edad joven,  analíticas hormonales normales que no logran gestar. En este caso, se está comenzando a sospechar que la causa esté originada por la vía inmunológica.  Cada vez está siendo reconocida de manera creciente por muchos investigadores desde el punto de vista molecular la relevancia del sistema inmune en infertilidad, con frecuencia no es considerada adecuadamente en el ámbito clínico, resultando, por tanto, subestimada.

La falta de regulación en las respuestas inmunitarias y la presencia de autoanticuerpos, pueden desencadenar problemas que desemboquen en infertilidad. Es un tema sencillo a la hora de diagnosticar, sin embargo, muy complejo de solucionar ya que aún son muy pocas por no decir escasas las herramientas médicas.  Revisando los trabajos  de la literatura científica especializada, se observa que los hallazgos referentes al tema son controversiales y no concluyentes. Desde los centros especializados en reproducción, debemos fomentar la incorporación del conocimiento de los mecanismos inmunológicos a los problemas del aparato reproductor femenino, para permitir  diseñar nuevas  estrategias de intervención que permitan un mejor tratamiento asistencial a estas pacientes.