La implantación embrionaria es cuando el embrión, en estado de blastocito, se une a la uterina llamada endometrio y comienza la gestación. Después de este momento, comenzará a formar estructuras como la placenta que permite su nutrición.

Se trata de una fase muy importante en los tratamientos de reproducción asistida, pues influye directamente en el éxito del tratamiento. Saber por qué unos embriones se implantan y otros no, posibilita aumentar las posibilidades de éxito. Actualmente, es uno de los desafíos principales de la medicina reproductiva.

 

FASES DE LA IMPLANTACIÓN EMBRIONARIA

Una vez que se encuentra en sintonía embrión y endometrio, comienza la implantación. Esta etapa de implantación cuenta con las siguientes fases:

  1. Precontacto . El embrión se posiciona en el útero sobre el endometrio. Comienza a aumentar su tamaño mientras se desprecia poco a poco de su zona pelúdica.
  2. Aposición . Pasado unos 5 u 8 días, el embrión busca un lugar donde situarse sobre el tejido uterino de la mujer e implantarse. A partir de aquí comienza a formarse la placenta.
  3. Adhesión . Cuando el blastocito ha roto por completo, la zona pelúdica comienza su implantación y por lo tanto, la fase de adhesión. En esta fase el blastocito queda adherido al epitelio endometrial. Instante en el que el endometrio pasa a estar receptivo.
  4. Invasión . Momento en el que el blastocito (trofoblasto) asalta el estroma endometrial. El embrión rompe la membrana basal haciendo contacto por primera vez con la sangre materna.

Una vez que sucede la inserción del blastocito en el endometrio, es posible que algunas mujeres experimenten un ligero sangrado vaginal. Este sangrado es conocido con el nombre de sangrado de implantación .

 

IMPLANTACIÓN EMBRIONARIA EN UNA FECUNDACIÓN IN VITRO

En un tratamiento de FIV , la implantación es uno de los momentos más delicados, pues nuestro equipo de especialistas deben controlar las siguientes circunstancias para que se produzca una implantación exitosa del embrión:

  • Endometrio con el grosor adecuado.
  • Calidad de los embriones a transferir.
  • Momento idóneo para la transferencia.
  • Embrión con buen potencial evolutivo.
  • Sincronía entre todas las circunstancias anteriores.

Tras una fecundación in vitro, transferimos el embrión que analizamos con mayor capacidad para evolucionar y con las características morfológicas óptimas.

En la actualidad, la Clínica Ana Fernández cuanta con las tasas de éxito mayores en los tratamientos de fecundación in vitro de Zaragoza . A pesar de estos excelentes resultados (45%) seguimos trabajando para aumentar las tasas de éxito y así, cumplir las expectativas de nuestros pacientes.

 

POSIBLES PROBLEMAS DE IMPLANTACIÓN

UBICACIÓN DEL EMBRIÓN

Pasados ​​unos 5 días, el blastocito deberá ubicarse en una zona óptima dentro de la pared uterina. Si por el contrario, queda posicionado en otro lugar, como puede ser en las trompas de Falopio, da lugar a lo que se conoce como embarazo ectópico . En este caso deben interrumpirse, pues pone en peligro la vida de la paciente.

TROMBOFILIAS

Se conoce que un 10% de la población sufre trombofilia, o lo que es lo mismo, alteraciones en la coagulación. Personas propensas a formar coágulos o trombos.

MALA RECEPTIVIDAD ENDOMETRIAL

La receptividad endometrial es la capacidad que tiene el endometrio para permitir la implantación del embrión.

Hábitos de vida influyen directamente con la receptividad endometrial. De la misma manera, las alteraciones hormonales o del sistema inmunológico tendrán un papel decisivo en las posibilidades de conseguir un embarazo exitoso.

 

SÍNTOMAS  DE LA IMPLANTACIÓN EMBRIONARIA

Tras la transferencia embrionaria y la prueba de embarazo, pasa un período de unos 15 días en los que es posible que aparezcan síntomas de la implantación embrionaria . Estos síntomas son variados y no tienen por qué sufrir los mismos todas las mujeres. De la misma manera, no tenemos los síntomas que vamos a detallar a continuación, no significa que no haya habido implantación, pues existen mujeres que no tienen ningún síntoma de embarazo y sin embargo, están embarazas.

    • Cólicos, parecidos al dolor que se siente durante la menstruación
    • Ligero hinchazón y dolor de los senos.
    • Aumento de las ganas de orinar
    • Diarrea o estreñimiento.
    • Acidez de estómago.
    • Exceso de Sueño 
    • Náuseas e incluso vómitos.
    • Intolerancia a determinados olores.

Algunas de las molestias, como son los pinchazos abdominales, dolor lumbar o mareos pueden deberse a la misma estimulación ovárica que han sufrido las mujeres al someterse a un tratamiento de fecundación in vitro.

 

Desde nuestra Clínica aconsejamos pasar los días desde la transferencia hasta la prueba de embarazo con la mayor tranquilidad posible, sin obsesionarse con todo lo que sentimos, porque ninguno de los síntomas nombrados asegura el embarazo.

[/ fusion_text] [/ fusion_builder_column] [/ fusion_builder_row] [/ fusion_builder_container]