Retomamos nuestro listado sobre las falsas creencias alrededor de la fertilidad. Si no leíste la primera parte, haz click aquí

Fertilidad: mitos y realidades

6. Mito: Las mujeres que quieren concebir no tienen por qué preocuparse hasta después de cumplir los 40

Realidad: El feto femenino empieza a producir ovocitos a partir de la novena semana tras la concepción. Para el quinto mes de gestación ya cuenta con siete millones de gametos femeninos.  Al nacer, gracias a la apoptosis, ese número desciende a un millón y ya no serán producidos más.

Entre 400 y 500 óvulos serán liberados durante todo el periodo de su vida,  disminuyendo el suministro de óvulos rápidamente cuando la mujer está al final de los 20 años de edad, en los 30 y después de los 35 años de edad.

Según un estudio realizado por investigadores de las Universidades de Sant Andrew de Edimburgo: a los 30 años casi el 90% de la reserva ovárica de las mujeres ya ha desaparecido, quedando solamente el 3% a los 40.

reproducción asistida zaragoza7. Mito: Una vida sana ayuda a prolongar el periodo fértil.

Realidad: El sobrepeso y la obesidad afectan la fertilidad. Es recomendable mantener un nivel de masa corporal normal para lograr el embarazo. A su vez, el ejercicio moderado favorece la fertilidad tanto en hombre como mujeres.  Sin embargo, hay que diferenciar entre potenciar la fertilidad y alargarla.

La edad es un determinante clave en la reserva ovárica de las mujeres en la cantidad y la calidad de los espermatozoides.

8. Mito: La frecuencia en los intercambios sexuales aumenta las probabilidades de embarazo

Realidad: Mantener relaciones sexuales diariamente incrementa ligeramente el embarazo. Por lo tanto, tiene mayor incidencia en la consecución del embarazo el momento de las relaciones sexuales que su frecuencia.

9. Mito: La esterilidad es hereditaria

Realidad: La esterilidad no es un proceso hereditario. En él influyen múltiples factores y proviene de los dos progenitores.

Si bien es cierto que existen enfermedades de carácter genético que posteriormente condicionan la capacidad de tener hijos, el hecho de que no hayan sido diagnosticado casos de infertilidad en la familia no excluye la posibilidad para el resto de los miembros de la misma.

10. Mito: Los hombres no necesitan suplementos para estimular su fertilidad

Realidad: El ácido fólico, vitamina hidrosoluble del complejo de vitaminas B, necesaria para la formación de proteínas estructurales y hemoglobina, incide directamente en la fertilidad femenina y masculina.

fertilidad alimentos