Las enfermedades de transmisión sexual , también conocidas como ETS, son infecciones sexuales que se contraen al mantener relaciones sexuales. Pueden pasar de una persona a otra por la sangre, el semen, el fluido vaginal y otros fluidos corporales. A veces, se transmiten por vías que no son sexuales. Por ejemplo, durante el embarazo o el parto, transfusiones o agujas compartidas.

Es importante tomar medidas con el fin de prevenir el contacto de una ETS antes y durante el sexo. Muchos pacientes contraen algún tipo de enfermedad sexual al intentar prevenir el embarazo, ya sea con pastillas orales, dius, u otros anticonceptivos comunes. Por eso, nunca hay que olvidar poner barrera al posible contagio.

SÍNTOMAS DE LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Estas enfermedades no siempre presentan síntomas. Pueden pasar desapercibidas hasta que ocurre una complicación o se le diagnostica la infección a la pareja.

Algunos síntomas que se pueden encontrar: llagas en los genitales o en la zona bucal o rectal, dolor al orinar, flujo vaginal con mal olor, fiebre, sangrado vaginas, dolor mientras se tienen relaciones sexuales, entre otras.

Los síntomas no aparecen al instante de contraer la infección sexual, pues el posible que aparezcan incluso meses después.

FACTORES DE RIESGO DE CONTRAER ETS

A continuación, una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual:

prevencion ets

 

  • Tener relaciones sexuales sin protección.
  • Poseer relaciones con varias parejas.
  • Gozar de antecedentes de ETS.
  • Cualquier persona forzada a tener una relación sexual.
  • El abuso del alcohol y el uso de drogas.


ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

BACTERIAS:

  • Gonorrea .Las vías principales de contagio son el sexo vaginal, el sexo anal o el sexo oral. También te puedes contagiar por tocarte los ojos si tienes secreciones infectadas en la mano o incluso transmitirla al bebe durante el parto.
  • Clamidia. No suele presentar síntomas. Se transmite a través del sexo vaginal, anal u oral. La bacteria se encuentra en el esperma, líquido preeyaculatorio y secreciones vaginales.
  • Sífilis .Esta infección provoca llagas en el área genital. Hay personas que no se dan cuenta de dichas llagas y pueden contagiar sin ser conscientes. Pueden curarse de forma sencilla con medicamentos si se trata tempranamente, aunque pueden conllevar problemas graves y permanentes sin tratamiento. Al igual que las bacterias anteriores, se contagia a través del sexo vaginal, anal u oral.
  • Ladillas .También llamados piojos púbicos , son pequeños parásitos que se adhieren a la piel y al vello del área genital. Se propaga fácilmente durante el contacto sexual, produciendo una picazón intensa. Se eliminan fácilmente con medicación.

PARÁSITOS:

  • Tricomoniais .Es la ETS más común. Es causada por un parásito, tricomona, que se propaga fácilmente durante el sexo. Sucede cuando el semen, líquido preeyaculatorio, secreciones vaginales entran en contacto con el pene, vulva o vagina o ingresan en estos. También por el contacto entre dos vulvas, por compartir juguetes sexuales y tocar los genitales.

VIRUS:

Los más comunes son herpes, molusco contagioso, papiloma humano, Hepatitos B y VIH.

  • Virus del papiloma humano .Existen más de 200 tipos de papiloma humano, alrededor de 40 pueden infectar tu área genital, así como tu boca y garganta. Estos tipos se propagan durante el contacto sexual. La mayor parte de estas infecciones genitales son inofensivas y desaparecen, sin embargo, algunas pueden causar verrugas genitales o ciertos tipos de cáncer. Esta infección no tiene cura, aunque sí existen vacunas que pueden prevenir el contagio de algunos tipos de VPH.
  • VIHEs el virus que causa el SIDA. Este afecta el sistema inmunitario, las defensas del cuerpo contra las enfermedades. El VIH se propaga durante el sexo, usando preservativos ayudas a que te protejas de dicha enfermedad.
  • Herpes oral y genital.Se trata de una infección extremadamente común que pertenece en organismo de por vida. Se contagia por el contacto de la piel a piel con áreas infectadas, con frecuencia durante el sexo vaginal, oral, anal y al besarse. Provoca brotes de ampollas o llagas dolorosas que causan picazón. No tiene cura, aunque sí que existen medicamentos que calman los síntomas y disminuyen las posibilidades de contagio.

Para detectar este tipo de enfermedades, en la mayoría de ocasiones basta con un simple análisis de sangre. Si has mantenido relaciones sexuales sin protección, o piensas que te has podido contagiar de alguna otra manera, no dudes en acudir a nuestra Ginecóloga Ana Fernandez. Ella te asesorará de todo los pasos a seguir.